Federico García Lorca
CASIDA DE LA ROSA
 

La rosa
no buscaba la aurora:
casi eterna en su ramo,
buscaba otra cosa.

La rosa,
no buscaba ni ciencia ni sombra:
confín de carne y sueño,
buscaba otra cosa.

La rosa,
no buscaba la rosa.
Inmóvil por el cielo
buscaba otra cosa.

Fonte: Diván del Tamarit (1936)
 
 
 

 




 



hospedagem
Cyberdesigner:
Magno Urbano