CARLOS BARBARITO

Ante su frío, el ausente

LA PIEDRA QUE SABE
Y EL LIBRO QUE IGNORA

Andan las babosas sobre sus babas.
Puedo matarlas con el pie.
De hecho, las aplasto, las mato.
Puedo matar a sus hijos y a los hijos de sus hijos.
Al final, otro pie me matará a mí.
Las babosas seguirán sobre sus babas,
por los muros y los jardines.
Otros pies las aplastarán y las matarán.
Esos pies tampoco durarán para siempre.
Algún día ya no habrá pies.
Pero seguirá habiendo babosas
por los muros y los jardines,
lentas, eternas sobre sus babas.

 
 
 

 




 



hospedagem
Cyberdesigner:
Magno Urbano