Pedro Sevylla de Juana

OS LIVROS E A ESCRITA – PEDRO SEVYLLA DE JUANA

Há dias suscitei PSJ - uma vez que temos entretecido uma copiosa relação epistolar muito centrada nas escritas e seus universos – a dar-nos a sua perspectiva pessoal na análise, que tempos atrás percorreu o espaço interactivo, de três livros e três escritores de seu interesse, mais as respostas a seis perguntas do proverbial Questionário.

Ele anuíu e o resultado aí fica.

ns

 

Ilustrações de Nicolau Saião

A) TRÊS LIVROS TRÊS HOMENS

   Me suelo interesar por la obra de los escritores que sacaron adelante una existencia compleja y ajetreada, resolviéndola con dignidad propia y provecho para los demás. A mis años, habiendo tomado del pasado pedazos tan sólo de aquello que me agradó, y víctima de una memoria agujereada, las relecturas se tornan lecturas con frecuencia creciente.

1ª.- La otra raya del tigre. Pedro Gómez Valderrama (Colombia, 1923-1992),

   Pedro Gómez Valderrama fue uno de los fundadores de la revista Mito, publicación de enorme importancia cultural en Colombia, hasta el punto de dar nombre a una generación de escritores, la de los años 50. Fue esa época un tiempo de efervescencia creativa y transformadora, que modernizó el país en un salto cualitativo sin precedentes. Pedro Gómez Valderrama, estudiante en Bogotá, Londres y París, ejerció como abogado, trabajó de periodista y profesor universitario, además de escribir novela, cuento y ensayo con excelentes resultados. En la vida pública llegó a ser ministro de Educación y de Gobierno, Consejero de Estado y embajador en la Unión Soviética y España.

…La fuerza narrativa de Pedro Gómez Valderrama se nutre, entre otras despensas, de su interés por la Historia, a la que atribuye enormes posibilidades creativas.  El resultado es excelente, cuando en la misma persona se unen la imaginación animosa, una cultura amplia y el afán de crítica y mejora. Más que reescribir la Historia, reinventa la realidad origen y sostén de las Crónicas. Tiempo y espacio son líneas que el hombre anterior marcó borrosas, con el fin de que no las tuviéramos muy en cuenta. Si el pasado es un fichero, a ese fichero recurre Gómez Valderrama para sustituir la ficha que define y relata los hechos. Y lo hace con la mirada imposible del hombre universal.

   “La otra raya del tigre” sirve a Pedro Gómez Valderrama para fabular la realidad del estado soberano de Santander, en la Colombia del siglo XIX. La narración toma como punto de partida e hilo conductor la figura del emigrante alemán Geo von Lengerke. El Río Grande de la Magdalena pasa a ser el cruce de caminos de las culturas ricas y variadas del subcontinente americano. El relato, dado lo abrupto del escenario donde se desarrollan los hechos y se pone en marcha el titánico proyecto, con frecuencia adquiere tintes de epopeya. La crítica considera el libro como modelo de novela histórica y política. Constituye, además, testimonio fiable de las guerras civiles del siglo diecinueve, y una historia clara de la producción y comercio de la quina en Colombia.

   Yo vuelvo de tiempo en tiempo a “La otra raya del tigre”,  como vuelvo a los escenarios de la niñez y primera juventud. Quizá buscando sus razones, aquello que me hizo sentir lo que la memoria registra, para actualizarlo y hacerlo mío.  

2ª.- Huasipungo

Jorge Icaza  (Ecuador 1906-1978)

   El autor, huérfano de padre a los seis años, vivió temporadas de bonanza alternadas con otras de penuria, dependiendo de las posibilidades económicas de quien ejercía en cada momento su custodia. A esa edad temprana conoció a los indios, mano de obra esclavizada en la hacienda de su tío. Observó con curiosidad la vida que llevaban, cercana a la de las bestias en la consideración del amo latifundista. Fueron mujeres quienes se encargaron de él: la madre, una tía, la abuela; por ello supo  apreciar el universo femenino y, llegado el momento de la emancipación, cedió a la hermana su parte de la mínima herencia recibida, porque ella, por ser mujer, iba a necesitar más recursos para sobrevivir.

   Su formación sufrió los altibajos económicos, colegios laicos o religiosos, donde, más allá de satisfacer la necesidad de aprobar los cursos, se esforzó con la clara intención de aprender. En clase le enseñaban teoría literaria, y debía aprender de memoria los textos de los autores mejor considerados por los maestros, sin que le mostraran la conexión de esa escritura con la gente y con la vida. De modo que le gustaban las ciencias de la naturaleza, y la literatura le dejaba indiferente. En la enseñanza superior no mejoraron las circunstancias, cursó sólo dos años de Medicina, pues por falta de dinero dejó los estudios y se puso a trabajar de oficinista. No obstante, poco a poco fue ligando la lectura voluntaria y placentera con la vida; se hizo un lector apasionado y, terminada la jornada laboral, leía durante horas con fruición. Llegado el momento del escritor, quiso crear una literatura útil, inserta en la sociedad y en la existencia del hombre.

…Fue oficial mayor de la Tesorería de Pichincha, declamador, actor, director de teatro y autor teatral. Más tarde, Adjunto Cultural de la embajada de Ecuador en Argentina, embajador en la Unión Soviética, Polonia y República Democrática Alemana. Organizó el sindicato de Escritores y Artistas y dirigió la Biblioteca Nacional de su país. Invitado por múltiples instituciones culturales recorrió América y Europa dando conferencias. En 1935 ganó el Premio Nacional de Literatura con la novela 'En las calles', y las críticas de los sectores conservadores se cebaron en él.

   A los 28 años, cuando ya había escrito seis obras teatrales, publicó “Huasipungo”, su novela más emblemática. “Huasipungo” le dio fama internacional y un creciente número de lectores; tantos, que pasó a ser el escritor ecuatoriano más leído.  Su novela es considerada como uno de los máximos exponentes de la narrativa indigenista del área andina. Existen dos versiones porque, diecisiete años después de su publicación, añadió algunos pasajes tratando de hacerla, en esos puntos, más comprensible.

   El patrón esclavista y el maltrato al indio se daban en cualquiera de los países del Altiplano andino. También el silencio cómplice de las autoridades civiles y eclesiásticas. El indio que él describe, es un indio atormentado por la naturaleza, la geografía hostil y una sociedad supeditada al latifundio. El cholo, mestizo de indio y blanco, recibía del blanco el mismo maltrato que él indio, de quien, a menudo, se convertía en verdugo. Jorge Icaza escribe para que el pueblo se conciencie de las injusticias y trate de impedirlas. “Huasipungo” es una novela sincera, influenciada por las corrientes revolucionarias europeas que llegaban a América. Dialogada en el lenguaje coloquial del indio, lleva un largo apéndice con el significado de esas expresiones. Fue recibida en Ecuador con silencio y críticas sin asidero, pero en el exterior consiguió un éxito abrumador. 

3ª.- Poesia

Orlando Neves  (Portalegre, Portugal 1935- Porto 2005)

   Orlando Loureiro Neves estudió en Lisboa, Caldas da Rainha, Porto y Guimarães. En la Universidad Clásica de Lisboa se  licenció en Derecho a los 22 años.  Además de las actividades de representación llevadas a cabo en la Universidad, desarrolló variadas tareas; entre otras, fundador y director de revistas, director de publicidad y relaciones públicas, traductor, locutor y productor de radio; director literario del Círculo de Leitores y de otras editoras, autor y presentador de televisión, periodista, crítico de teatro, de televisión y radio.

   Algunas de sus puestas en escena teatrales fueron premiadas en el Teatro D. Maria II y en la Fundação Gulbenkian. En defensa de la libertad de expresión radió piezas de teatro de autores prohibidos por la censura. Llevó hasta los obreros el Teatro Experimental do Porto, entidad que llegó a dirigir, y entre máquinas representó piezas de Almeida Garrett, hasta que las presiones políticas le obligaron a suspenderlas. Ejemplos tan sólo de la inquietud por la difusión de la cultura y de su audacia intelectual. Publicó romances, en el sentido portugués del término; publicó libros de cuentos, piezas de teatro infantil y de adultos, diccionarios temáticos y biografías. A la poesía llego relativamente tarde, no obstante publicó un número considerable de libros. Colaboró, por añadidura, en los principales diarios y revistas del país.

   En Poesia, el propio libro recoge la visión escrutadora de múltiples miradas; miradas entendidas que dicen lo que ven y lo que sospechan. Cada libro, y casi cada poema, han sido objeto de estudio. Por ello, y por mi insuficiente conocimiento del idioma, me limitaré a dar unas impresiones de conjunto.

Tras la lectura de esta antología, puedo destacar que Neves es ante todo poeta, que Neves es ante todo un pensador. Pensador y poeta, conjunción favorable para conseguir una obra trascendente. Y la obra poética de Neves, ahí recogida, tiene todos los visos de serlo. El tiempo lo dirá.

   Neves llega a la poesía con un bagaje sólido, por tanto no hay tanteo previo en ella, no está escrita a lápiz sino con tinta indeleble. Como substrato de sus poemas se descubre una sabiduría honda, una mirada profunda, analítica; y un deseo irreprimible de transformar aquello sobre lo que poetiza. Interesa al poeta mantener a punto su herramienta: azada agricultora o minera, paleta de albañil, red de pesca; y cuida la palabra porque la palabra es herramienta y, además, material de construcción: piedra, adobe, ladrillo.

   Orlando Neves mitifica y desmitifica en un ejercicio clarificador de las directrices que gobiernan su mundo. Hay un afán de rasero en su ejercicio, pues eleva lo cotidiano y rebaja lo solemne, lo encumbrado. Marca un camino, pero un camino que se enfrenta a las dudas de las bifurcaciones. Sabe que los sentidos, aunque errados y engañosos, son su única fuente de información, materia prima de la inteligencia para llegar a conclusiones. Y acaso por ello, siendo rotunda y firme su poética teorizante, su poesía no dogmatiza: sugiere, apunta, encauza y orienta.

B) SEIS PERGUNTAS SEIS RESPOSTAS

1. Não podendo sair do Fahrenheit 451, que livro quererias ser?

   La Biblia, porque es múltiple, intensa y está llena de pasajes admirables. La Biblia, porque el dios que la habita es tan humano como los dioses griegos. La Biblia, porque, de respetar alguno, ese sería el libro respetado por el fuego. 

2. Já alguma vez ficaste apanhadinho por uma personagem de ficção?

  Sí, por el Domingo, de “El hombre que fue Jueves”. El Domingo es un personaje literario, al que doté de humanidad por considerarlo trasunto de su corpulento creador, el gran conversador de taberna Gilbert Keith Chesterton, excéntrico personaje de la historia de su vida, capaz de escribir en una sola noche un libro apasionante si su esposa lograba encerrarlo en el escritorio. 

3. Qual foi o último livro que compraste?

   Fue una bella edición en español y árabe de Rubayat, un librito que contiene 178 rubayat (entre hayku y epigrama) del poeta persa  Omar ibn Ebrahim Jayyam 

4. Qual o último livro que leste?

   Poesia, de Orlando Neves, una antología parcial editada en 1995 por SOL XXI POESIA  

5. Que livros estás a ler?

   Vida y destino,  de Vassili Grossman, una obra densa que algunos han comparado con Guerra y Paz. 

6. Que livros (cinco) levarias para uma ilha deserta?

   Los hermanos Karamázov, de Dostoievski; Así habló Zarathustra, de Nietzsche;  Los miserables, de Víctor Hugo; La regenta, de Leopoldo Alas (Clarín); y La Obra completa de Neruda. E às escondidas: El libro de los muertos.

Pedro Sevylla de Juana.

Nasceu em Valdepero (Palencia, Espanha), em Março de 1946. Desejoso de resolver as incógnitas da existência, começou a ler livros aos onze anos. Para explicar as suas razões, aos doze iniciou-se na escrita. Viveu em Palencia, Valladolid, Barcelona e Madrid, passando temporadas em Genebra, Estoril, Tânger, Paris e Amsterdão. Publicitário, conferencista, articulista, poeta, ensaísta e narrador. Publicou dezassete libros (El hombre en el camino, Poemas de ida y vuelta, La deriva del hombre, Del elevado vuelo del halcón, etc). Reside em El Escorial, dedicado por inteiro às suas afeicões mais arreigadas: viver, ler e escrever.
Recebeu, entre outros, os seguintes prémios: Relatos de la Mar (1997), Ciudad de Toledo de Novela (1999), Internacional de Novela “Vargas Llosa” (2000).
Contacto: valdepero@hotmail.com
 

 

 

 

 




 



hospedagem
Cyberdesigner:
Magno Urbano