powered by FreeFind

 

 









Oscar Portela
UN GOLPE DE GRACIA PARA
JACQUES DERRIDA
In memorian
 

No habra duelos que interiorizar, porque estás en las huellas, en las señales de los textos de mis poémas, que vienen no solo de experiencias estéticas, sino de los "golpes" en el timpano, que permiten que leto sean "alethe" - como escribiste, y que a su vez "mnnemosine", nos permita seguir el imposible trabajo de continuar trillando lo que otros sembraron. Cierto es que en un mundo que parece apagarse lentamente, dejas vacìo el panorama crítico - desolador hoy -, y que eras para muchos, no solo la conciencia más lucida, sino la más proba de la intelecualidad Europea del siglo que dejamos. En siete decadas realizaste una obra prodigiosa, abierta a todos los temas, y a todas las experiencias el Otro y de lo Otro, desde "La escritura y la diferencia", hasta "La gramatología", y tus lucidìsimas conferencias y seminarios, en la que como un topo, una y otra vez, volvías sobre lo "mismo", pero desde otra perspectiva.

La "deconstrucción", fué estrategia, pero también tactica y logìstica de quien - siempre respetuosamente -, dialogaba con todos aquellos que se reapropiaban de esa política - fundamentalmente política del concepto -, a veces con resultados más que falaces.

Tu te afirmabas en el concepto de la "diference" - porque afirmabas -, donde existe la vida, en cualquier tipo de ella, esta lo Otro de Ella misma, el Otro de lo Mismo.

Por eso las admoniciones políticas, por ello la cautela al juzgar y al mismo tiempo - en la cercanía y la lejanía el rescate de las experiencias más disimiles! Quien si no tú, triplemente extranjero en un mundo espectral de extranjerías, - judío, argelino y europeo -, hubiese intentado una sintesis, buscando en el "cap" del logos Europeo, lo Otro y el Otro de lo Europeo - pequeño artificio biológico del Asia -, para construir un mañana posible? Ya sabemos que no todas las cartas llegan a su destino, pero la tuya caló hondo, cuando cierta intelectualidad se había retirado a las aulas, para desde ahí reconstruir un pasado desde el punto de vista arquelógico.

Aunque la filosofía a "martillasos", era demasiado radical, y la "destruktión", - con la que dialogaste durante todo el periplo de tus "tropos", no te satisfacían, no desechaste sus aportes - los llevaste por el camino que creiste correspondía -, e insististe, en que todo juicio de valor exigía ante todo la exigencia de pesar la "singularidad" - ante todo lo irrepetible de la singularidad.

Que contemporaneo tuyo se hubiera entrevistado con Arafat, como tu lo hiciste? Probidad de un intelectual que sacrificaba todas sus herencias, en pro de juzgar - doblemente juzgar (la voluntad volitiva heiideggeriana), la herencia Europea bien representada en la punta de la lanza o el fusil: golpe de "cap". Y nos recordabas en una sociedad autista que el cordón umbilical era facilmente remplazable por el "tympano": acá estamos, contemplando como la sociedad globalizada esteriliza a "Mnnemosine", en función del "tympano", que había que desplazar a martillasos.

"Margenes", "La carta postal", la formidable "Dar el tiempo", y la maravilosa "Memorias de Paul de Mann" - en la cual demostraste como el "filososofo puede ser un juez imparcial" -, y aquella, en la cual explicabas por que la nada no es la Nada, que muchos creyeron ver en la tachadura heideggeriana de la palabra "ser", con la famosa X, "Los espectros de Marx", en donde lo residual y espectral del discurzo marxiano, se eleva a nuevas alturas especulativas, y tantos otros titulos, en los cuales el empirismo y cierto eleatismo estructuaralismo fueron cuestionados, te elevaron por encima de tu tiempo: todo "nombre es nombre de muerto", escribí en un poéma - en tu honor -, pués el nombre sobrevie a quien lo porta.

Aunque tus textos carecieran de nombre - lo que resulta imposible - ("nombre de muerto eres desde que llegaste al registro civil"), quien podría ya librarce de tu hechizo? : "Yo saludo la lògica humanitaria en su "espiritu". Sin embargo desconfío de ella cuando esta controlada por ciertos Estados al servicio de cálculos a corto o largo plazo, a veces muy simplemente al servicio del mercado. Al tiempo que salvan poblaciones, en ocaciones ciertas "grandes potencias" intentan instalar o proteger así una hegemonía. Económica o militar./ Por lo tanto, estemos lo más alerta posible respecto de las coartadas humanitarias y los políticos sospechosos que instrumentalizan "los derechos del hombre". A Elizabet Roudinesco ("Y mañana qué"...)...

Y hoy que Jacques Derrida? En tus dialogos imaginarios con Valery!, lo decías. Claro, no podemos detenernos en cada uno de tus titulos, ni siquiera en una pagina de tu monumental obra, pero hoy, ahora, quiero despedirte con estás palabras que continúan en muchas paginas de "Los Espectros de Marx": ""La "extención" ( la "diseminación") del armamento atómico, que sostienen los mismos paises que dicen querer protegerse de ella, no es ya ni siquiera controlable, como lo fué durante mucho tiempo, por estructuras estatales. No desborda solamente el control estatal, sino todo el mercado declarado".

Ningun tema (ni la relación hombre ("mortal") - animal -, ni lo juridico político, ni el dialogo con los pensadores de todos los tiempos (un dialogo virtual entre Schmidt y Benjamin), te fueron ajenos, y si la palabra "deconstrucción" - política del nombre propio - ("Espolones: Los estilos de Nietszche"), te fué odiosa e inadecuada en ciertos momentos, ello forma parte de lo que señalaba Heidegger: jamas el autor - apropiador - y el autor entienden el texto del mismo modo, y a ni uno de ellos pertenece la verdad del enunciado. Jacques, ¿ quedan mentes hoy que piensen el mundo "que mundea" como totalidad?: No lo sè, empero, la polìtica de los nombres no metafòricos, inspirò estos versos.... "a estos nombres/ que barrerà el adviento/alguna vez/algun instante/algun olvido": del libro "Golpe de Gracia" de Oscar Portela, dedicado a Jacquies Derrida: e aquì otro gole de cap, esta vez americano, querido Jacques.

 

 

 

 


hospedagem
Cyberdesigner:
Magno Urbano