powered by FreeFind








OSCAR PORTELA
La victoria de Bush y la
posibilidad de una guerra total
...


La posibilidad del triunfo de Bush, pone a la cultura planetaria, en el filo del abismo: el puritanismo sobre el cual se basa la moralde un pueblo, que es el modelo del control y la experimentación cientifica, produce el fudamentalismo más peligroso de la historia. El hecho de que el hombre se haya convertido en marioneta de las comunicaciones (imagenes, -íconos-, sonidos, gráfica desnaturalizada), quita toda responsabilidad moral del acto, al hombre al servicio de lo mortifero de la técnica: un pueblo puede alucinar la historia, a traves de cualquier proyecto paranoico: ello nos revelaría no otra cosa, que la concepción teleologoica de la historia que engendró Occidente, a quedado sepultado bajo el horror de un final que no revela nada, sino el sinsentido de todas las utopías y las ucronías de la historia; ya no se trata solo de una sociedad controlada, o el "control" pasa por otro lado.

La imposibilidad de un Estado Absoluto edificado sobre los superpoderes de la técnica - el fracaso de una cultura planetaria - o globalizada, no constituye una paradoja, cuando la biotecnología, choca contra la rebelión de más de 200.000 millones de pobres que habitan el planeta, mientras el crecimiento del primer mundo continúa, y el poder esquema de una geoestrategia totalizadora, pasa por los territorios poco ocupados y sus recursos naturales: ¿ que se hará con los paises cuyas raices culturales son atávicas y se convirtieron en potencias atomicas? ¿Que se hará con los paices cuyo estado economico - y socio-cultural -, roza no solo la miseria material, sino la degradación etica y moral? Convertir esos territorios en campos de concentración y esos pueblos en materia de experimetación biotecnológica?

Todas las teorías emancipatorias cocan contra las necesidades de un primer mundo que se debate en la aporía de seguir creciendo, o avanzar sobre la antigua Ucronía de un Estado Universal. La iconografía cultural de la primera década del siglo XXI, no hacen sino poner en evidencia, que nose trata ni se trató nuncadel horror que produce lo "inhumano", sino del abismo aorgico de una libertad del hombre sobre el Ente, que carece de fundamento y que nos lleva  al laberito de "lo "subhumano".

No se trata de las mentirillas de Kerry - hijo de una misma cultura, modelo de una misma civilización -, ni que su voluntad pueda torcer el curso de la historia, pero sí de que la sombra de Cila, muerto por Pompeyo, para salvar la epoca de una res (de lo público), de las Reúblicas, se han convertido en puro simulacros de los poquisimos poderes que manejan el mundo, y que convierten a la representación en una lacra que deben soportar los pueblos excluidos del mundo: los simulacros se toman su venganza del mismo modo que los dibujos animados sobre los hombres de carne y hueso: a la antigua nobleza o a los Estadistas, se los suplanta con "actores" de cuarta categoría, que son el producto de la riza de los dioses ("Nietzsche hasta Blanchot"), cuando oyeron decir a uno que era el "Unico".

Mientras el planeta sufre de depresión, se habla del exterminio de la guerrilla, esa guerra que a venido para quedarse y fragmentar todo lo que toca. Luchar contra élla en los terminos de Bush y Putin es dar un paso más hacia el Apocalipsis.

Oscar Portela 7 de setiembre del 2004.

 

 

 

 


hospedagem
Cyberdesigner:
Magno Urbano