powered by FreeFind

 

 









Oscar Portela
ARGENTINA:
Requiescat in pace
No hay mañana. Mañana es nuevamente el dólar. Y la creciente marginalidad traída por las asimetrías económicas creadas por el lavado de dinero, por el devastador centralismo, por un periodismo y una cultura que sirven por ahora a los intereses políticos de turno.
 
La zaga del padrino de Puzzo se queda corta. La interacción de diversos factores como la guerrilla ideológica o ideocrática, intereses políticos y económicos bien delimitados, factores religiosos, prepararon el camino desde 1958 para arribar a la destrucción-deconstrucción sistemática o “violación “sistemática, de todo el aparato jurídico, representacional, y económico del antiguo Estado- Nación al cual llamábamos Argentina.
 
La nueva colonia “rebelde al orden globalizado” al sido entregada de lleno al Caos y la destrucción de su identidad, de su cultura y de un destino que nunca consiguió de sus “dirigentes” una política internacional coherente con el pan- argentinismo predicado hace décadas por Saavedra Lamas.
 
En menos de sesenta años la Argentina travesó sucesivamente ser pro-inglesa, pro Eje, (Segunda guerra mundial) y terminó a fines del 60 con un histórico abrazo entre Fidel Castro y Nicanor Costa Méndez.
 
Ni un país en el mundo toleró tales zigzagueos en los dictados de su política exterior que al fin de cuentas como entendió lo entendió tardíamente Perón, era “substancialmente” política exterior, atendiendo a un orden que nos llevó inexorablemente a nuevas disyuntivas de división de poderes hegemónicos en el mundo.
 
Desde que Domingo Cavallo estatizara la deuda pública del “empresariado argentino”, a la privatización de YPF, no existieron con seguridad absoluta ni una dirigencia ni un pueblo que se hayan rebelado contra la entrega de la Argentina a todas las formas de su auto - mutilación.
 
Esta que ahora después de veinticinco años de Democracia nos a llevado de “default” a “default”, de desastre a desastre en todas las áreas de una sociedad que debía haber crecido según cualquier parámetro de un sociedad civilizada.
 
Ni los economicismos de mercado ni los sátrapas de los dirigismos populistas – ambas formas de miopía y reduccionismo de la “cuestión” política a “tecnologías del yo”- consiguieron levantar a esta nación de su creciente ostracismo internacional y de la parálisis que nos redujo a ser una “comunidad” en la cual primaron los “intereses espurios” y sectoriales, hasta la actual libanización y acabamiento del sistema personalista que impuso por décadas su nefando sello a las políticas de Estado en la Argentina. 
Desde el 30
Desde los fusilamientos ordenados por Irigoyen contra los socialistas de la clase obrera que el mismo creara, o los anarquistas, hasta la insurrección nacionalista de Uriburu en la cual participó el joven llamado Juan Domingo Perón, los dislates de las políticas de Estado que terminaron en el 45 con los inútiles Ramírez- Farrell y Rawson, no hicieron sino poner de manifiesto que las antiguas traiciones que alimentaron las luchas fratricidas entre los Argentinos estaban lejos de haber terminado.
 
De otro modo que la sombra del General Onganía hable de su más leal compañero Alejandro Agustín Lanusse y en nuestros días la UCR de Raúl Alfonsín, Menem de Duhalde, Duhalde de Néstor Kirchner, De la Rúa de Álvarez y así sucesivamente y en todos los sectores que pertenecen a la comunidad Argentina.
 
¿O acaso los estoicos empresarios Argentinos no “contribuyeron” patrióticamente a engrosar las arcas de los movimientos de los Ejércitos del Pueblo en la década del 70? Bajo el Signo de Saturno se debería llamar a esta zaga de “reír llorando”.
 
A Néstor Kirchner – un ignoto gobernador que llamó a Menem el “mejor de los Presidentes de la Historia Argentina – le tocó encabezar la destitución definitiva de una República, Democrática, Federal y Representativa.
 
Llevando a su paroxismo un “revisionismo” disfrazado de “defensa de derechos humanos” , hizo del resentimiento la columna vertebral de su política de “transversalidad” con lo cual consiguió lo que nadie hasta el momento había conseguido: destruir la división de poderes (convertir el Congreso en un “simulacro de representación”), manejar la justicia a su arbitrio y destruir definitivamente toda autarquía Federal en lo político y económico, convirtiendo a las provincias en “satrapías” manejadas por el gran – hermano de la “economía” nacional.
 
No es el él el culpable de haber llegado a ser el protagónico de esta lamentable cinta. Antes Alfonsín entregó el partido de Alem a su rival Carlos Menem, liberando de este modo la zona para que Néstor Duhalde y su mujer (hoy incondicionales “lavagnistas”) lo quitaran del camino a Carlos Menem allanando el camino hacia la presidencia de "Ciudad Gótica" a quien no tenía más que el seis por ciento de intención de voto y llegó a ser ungido anticonstitucionalmente con un veintidós por ciento de sufragios.
 
Es el mismo presidente que hizo polvo la Constitución Argentina gobernando sin reunión de Ministros, consiguiendo poderes extraordinarios por tiempo indeterminado y dejando que ideólogos de su doctrina, se permitan sugerir hasta un cambio de símbolos en la bandera Argentina. El sol de Belgrano por el pañuelo de Hebe (no la de Verdina).
Situación terminal
Destrozados por un “ultra- personalismo” los “dedeos” de las antiguas partidocrácias amparadas siempre por el Ejercito Argentino cuando las “papas” quemaban, ya no existen en la Argentina actual ni partidos, ni dirigentes (la Plaza de Mayo es un mito), a quienes los “cautivos” de los planes asistencialistas recurran para pedir indicadores (el señor D’Elía es mala palabra) y los “grandes electores han sido enterrados.
 
A pesar de ello para nuestros políticos Rosendo Fraga sigue siendo así como un Max Weber del su-sub-desarrollo. ¿O alguien creé que los votos de Mauricio Macri le “pertenecen” como los de Perón a Perón?) Tamaña gansada no lo se la cree ni la Pantera Roza.
 
¿Que sus votantes a su indicación de votar a López Murphy saldrán corriendo a votar al “mamut”)? Por primera vez en la Historia de nuestro país las aguas del Jordán se dividen entre dos ex –justicialistas- porque del antiguo laborismo peronista no quedan ni cenizas: K o L y los demás solo servirán para enturbiar un poco el panorama.
 
Una escena terrorífica en la cual la “inflación choca contra los superávit fiscales", en el cual la Educación, la Salud, la Seguridad son fantasmas ya que recorren andrajosos los pasillos y las calles de la agraviada Argentina.
 
No estamos lejos de una corrida cambiaria: ¿Y mañana que? Resulta un golpe mortal para nuestro Estado. La mayoría automática ha muerto también.
 
¿Y mañana que? Los jóvenes “babilones" están ausentes.
 
No hay mañana. Mañana es nuevamente el dólar. Y la creciente marginalidad traída por las asimetrías económicas creadas por el lavado de dinero, por el devastador centralismo, por un periodismo y una cultura que sirven por ahora a los intereses políticos de turno. ¿Saldremos de terapia intensiva?
 
Nadie lo sabe. O la República se refunda o desaparece.
 
 
 

 

 

 


hospedagem
Cyberdesigner:
Magno Urbano