powered by FreeFind

 

 









Oscar Portela
MEMORIA Y OLVIDO

PARA LOS JOVENES ARGENTINOS DE HOY

Los fantasmas del pasado y los vacíos
del presente

Los movimientos insurreccionales en Argentina comienzan en 1958 contra el Gobierno del Dr. Frondizi. Con la participación de Generales del Ejercito Argentino se trataba de reponer a Perón en poder. El "General Santucho" fué el primero en armarse para iniciar el largo viaje de un día hacia la noche.

Con la aparición del movimiento "tacuara" de neto corte nazi fascista,  en los sesenta,  queda claro que éste movimiento carecía de sólidas bases ideológicas: la aparición de la guerrilla rural del cura Camilo Torres y el primer viaje de santucho a Cuba en los primeros años de de la década del sesenta cuando castro y "El Che" hacen van a  hacer su aparición en el escenario.

El viraje hacia la izquierda y la disolución del Movimiento "Tacuara" da a los militantes del movimiento "Uturunco" el sello definitivo de la izquierda. Todo ello repito  con la participación sibilina de  altos miembros del Ejército Argentino,  que se alejaron cuando "Uturuncos" fracaso y dió otro giro al movimiento.

Los tan traídos y llevados "crímenes" - aquí y jurídicamente no se hace establecen diferencias entre el significado de la palabra crimen y la palabra "asesinato" del general Aramburu deben ser analizados.

Valle le dice a Aramburu usted me va a "asesinar". Un tremendo equivoco yace en este testimonio del General Valle. El General Aramburu jamás firmó una ejecución sumaria sin firmarla y hacerse responsable de ella. Se trata si así se quiere , de un crimen,  pero no de un "asesinato" preparado  en el anonimato.

La revancha contra el Presidente de Udelpa en la década de los setenta nunca fué suficientemente esclarecida: pero también en esto los movimientos guerrilleros de izquierda complotaron con fuerzas del Ejército y la Policía Federal.

¿Que peligro entrañaba ya Aramburu para ningún movimiento insurreccional?

Pregunta sin respuesta o apenas hipótesis que no bastan y aquellos que sabiendo mucho prefirieron el silencio.

Se había dado el primer paso para luego enfrentar no a las dictaduras militares sino al mismísimo general Perón en el fatídico año de 1973. Incluso el intento de asesinarlo a su arribo a país,  lo que no se logra por la oportuna intervención de Solano Lima - quien a sabiendas de la emboscada , aconseja no aterrizar el Ezeisa sino en Aeroparque.

Lo demás es historia conocida. Perón da el Ejercito Argentino su total respaldo cuando el intento de copamiento sanguinario del Regimiento de Azul y felicita sus hombres.

Perón expulsa a montoneros del movimiento justicialista y a sus mismos representantes en el Congreso.

Perón ordena la constitución de una fuerza de choque paralela al Ejército calcada de las estrategias del General Rohm conocida con el nombre de Triples A.

El desorden institucional y el caos economíco avanzan. La muerte de Perón da nuevas fuerzas a los movimientos insurreccionales para atacar a un inexistente ejecutivo presidido por María Estela Martínez de Perón, encadenada al sillón de Rivadavia por sus propios esbirros.

María Estela y su Vicepresidente Italo Argentino Luder firman el  Decreto Nº 261 del 5 de febrero de 1975 que ordenaba al ejército "aniquilar" la subversión.

Pongo énfasis en el termino "aniquilar", porque la palabra "exterminio" no connota en aniquilamiento y si el termino "genocidio" que con la simpleza y la malevolencia de la ignorancia se utiliza hoy para calificar a los "represores" de los movimientos insurreccionales.

Cito: “El exterminio está penado en el artículo 7 del Estatuto de la Corte Penal Internacional, organismo que es competente para enjuiciarlo". No fué un gobierno de facto quien firmo ese Decreto sino un Gobierno Constitucional que sabía  se había entrado en un periodo que hoy nadie se atreve a calificar como de "guerra sucia".

Quien esto escribe tuvo la oportunidad en 1975 de conversar con un amigo que contaba a la sazón con 22 o 23 años, casado y con un bebé en brazos de su esposa.

El mísmo fué ultimado luego de asesinar conscriptos dormidos en sus camas,  (Formosa), en ese intento de toma del Regimiento  que fué rechazado por las fuerzas regulares del Ejército.

En la corta nota que escribo y que no tiene ninguna intención de develar aquello oculto por quienes manejaron tras bambalinas el destino de la Nación ni realizar ejercicios de "revisionismo alguno", cabe preguntarse para terminar: ¿se llevó a cabo el exterminio ordenado por el Gobierno Constitucional de María Estela Martínez de Perón?

Conozco a muchos militantes del terrorismo que pretendía fundar "otro Estado" que viven en Suiza, o en nuestro país ya convertidos en yupies.

Algunos forman parte del equipo que Gobierna la Argentina de hoy. Cuando un día antes de asumir como presidente de facto el General Videla el presidente de la U.C.R Ricardo Balbín dijo ante las Cámaras televisivas "yo no tengo ninguna solución", dio por terminado el proceso Democrático.

Lejos de la memoria como "re-unión", la Argentina a bloqueado el sentimiento de confraternidad entre los Argentinos y continúa utilizando en forma mediática los discursos del Dr. Martínez de Hoz para conseguir votos, mientras miles de niños viven en las calles desnutridos y desamparados.

Después de casi veinte tres años de Democracia continuamos enarbolando los fantasmas del pasado para llenar los vacíos de un presente que se asfixia de su propia genealogía.

Oscar Portela
Jujuy 1224- Corrientes.
ddi. 8331.978

 

 

 

 


hospedagem
Cyberdesigner:
Magno Urbano