powered by FreeFind

 

 

 

 

RAMÓN TOMÁS
Oo del universo
...
...

y de todo lo que ahora conocemos
                sólo su silencio es lo más póstumo

I

para cuando el Soplo haya sometido

la ventisca en contra de la ráfaga

y su diseño de rapiña acorrale

            sus escombros

en los abismos de la fábula

despertará con el fragor de su

sapiencia

            el tiempo capicúa:

con el cráneo abandonado de diciembres

y el fracaso del lenguaje en su fenicia

y con el primer deshielo en primavera

            la corteza provisoria de la tierra

extenderá sus mantos arrugados

para desovar en múltiplos

  el verso

arrostrándonos la soberbia de su

erudición:

Naturaleza engendra Naturaleza

                                               Naturaleza fermenta Naturaleza

                                               Naturaleza transmuta Naturaleza

                        cuando todo lo que nace

                                    todo lo que asciende

                        no es sino un trayecto

desde el centro hasta su especie

entonces

solamente para cuando el vértigo

haya equiparado las rotaciones

            con el peso y densidad de la genciana

se repetirán en letanías

la derrota e inexperiencia de la historia

... la placenta inagotable de su Antorcha


II

y la tierra hembra estremecida

pórtico de lepra antigua

entre el designio y la inconsciencia

juntó las voces de mil mares

                        y cien cráteres

para conjurar la multiplicación

de dioses

             y sus fuerzas fueron sucediéndose

como brotes de cianuro

en las caléndulas muertas de la Idea :

toda Emanación es Potencia y Absoluto


III

que nos venga el fuego atormentado

con el vacío obtuso de su rostro

acaso llorando el ostracismo

de memoria entre las razas

arrancadas para siempre

            del esternón oblicuo de las eras

nos llegará la noche de hambre

y de malaria

con el sonido seco de su espada

para el inicio de los ciclos y sus límites

ahí donde la alianza de metales

            despuntara en sequías

los embates de la Rueda

y su maquinaria de semilla de espadaña:

... habíase formado del Huevo una cabeza

con el penacho grasiento de las ocasiones

y el hastío desdentado

sobre nuestra enjuta condición


IV

y con la arcilla austera del origen

volverán las falsas treguas del verano

los solsticios

                         y su sordera infinita de pináculos

siquiera como un bosque antiguo de silicio

que se empotra en las canículas del Círculo

            para traernos los estrépitos

de un cráneo que despunta

–más allá del viento y nervaduras–

los sudores de la fragua

             o del entendimiento:

el tiempo era una flecha coja

            que transita y que no avanza


V

y así como hubo el fuego sepultado

            sus anales

con la algazara de las estaciones

            y el flagelo seco de los pámpanos

así entonces crecerán

            entre tórridos enjambres de cigarras

las edades de los céfiros

y sus crines abundosas de distancias

escucharemos sin sus ecos

los ronquidos rezagados del otoño

sus ausencias crónicas de imperios

                        y repúblicas

los lamentos y sus verdes necedades

echando raíces en el lóbulo

más izquierdo del cigoto:

                        habremos olvidado mucho

                                   pero no conservaremos nada


VI

... para cuando el orto haya reposado

                        sus hogueras

entre el anverso de la piedra

y sus señales

se sucederán los centros

con sus movimientos tiesos

de parábola

se nos precipitarán las salinas

            y los nuevos plenilunios

como una esfera hueca y sin contornos:

sus vestigios mudos de planicies

sus relevos grises de corteza

y la tierra prolongada de miseria

consentirá su entrega puerca y hembra

para el tiempo consagrado a la cosecha

y su cabellera elocuente de presagios:

           

sus resquicios pronunciados de pangea

ramón tomás set. 2004

Reinhard Huamán Mori (Lima, 1979). Estudiante de literatura en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Dirije la revista de poesía Ginebra Magnolia bajo el seudónimo de Mag 1. Ha traducido poemas del italiano al castellano de los autores oplepianos, entre ellos Edoardo Sanguineti, Luca Chiti y acrósticos onomásticos del OPLEPO. Ha participado en ponencias sobre literatura en la ciudad de La Paz (Bolivia) y en Lima. Tiene inédito el poemario El huésped que será publicado a finales de este año bajo el seudónimo de Ramón Tomás.

 

 


hospedagem
Cyberdesigner:
Magno Urbano