powered by FreeFind

 

 

REINHARD HUAMÁN MORI

CONFIDÊNCIA DO ITABIRANO
y una poética sobreviviente a la crisis de la modernidad

.
...

El siglo XX fue un siglo de enorme cambios que afectaron por completo aquello que Bajtín llama horizonte ideológico, que no son sino las esferas sociales, políticas, religiosas, económicas y artísticas. Como consecuencia, entonces, todo sistema de pensamiento y conocimiento que hasta entonces poseía el hombre se vio afectado por una gran sentimiento de escepticismo y desconfianza. En efecto, producto de aquello surgió una crisis a la que Jean-Francois Lyotard bautizó como posmodernidad. Lo que advierte el pensador francés es que ante el fracaso de todas las ideologías sociales o metarrelatos, como Lyotard las llama, emergieron una serie de voces y manifestaciones dentro del cerrado sistema occidental. Es decir, si antes había una unidad, una historia que estaba orientada al progreso, ahora hay un plural conflicto entre cada discurso, pensamiento y cultura para imponerse sobre las demás (1). Pero esta idea fragmentaria de la historia es muy bien estudiada por Gianni Vattimo, quien afirma que a partir de una masificación de los medios de comunicación todos aquellos sistemas que se mantuvieron en perfil bajo han brotado para reclamar un espacio dentro de la historia. Al suceder esto, la unidad histórica, total, escrita por las naciones que detentan el poder colapsó como orden, lo que a su vez ocasionó que el progreso ya no más sea visto como una necesidad redentora, sino como la causa de la multiplicidad de voces que llevaron a la sociedad actual a ser el reflejo de la mítica torre de Babel. Por esta razón, en palabras de Juan Antonio Ramírez:

La diversidad cultural es ahora mucho mayor que hace quince o treinta años [...] la posmodernidad se caracterizaría, pues, por esta aceptación desprejuiciada de lo plural y por una tendencia a desjerarquizar las diferentes tendencias o personalidades. La actitud posmoderna es, por lo tanto, menos unitaria que la moderna. Perdida la confianza en la unidad teológica sustancial de la modernidad, quedan, como flecos sueltos, los ingredientes que la componían, codeándose, en un plano de igualdad, con corrientes historicistas y/o academicistas que siempre estuvieron al margen de las orgías vanguardistas (2).

Es por ello que dichos acontecimientos en su totalidad, se vieron reflejados en la literatura, ya que el poeta tampoco puede hacer a un lado su condición humana. Pero la expresión artística no es el simple reflejo mimético de lo externo, sino que se produce un proceso interno de apropiación, en otras palabras, hay una mezcla entre el acontecimiento y la experiencia del autor, entre la anécdota histórica y la impresión que causa su reconstrucción en un texto literario. Mijail Bajtín explica cómo dichos cambios en las ideologías son exteriorizadas por los artistas mediante su teoría de la refracción:

La literatura forma parte del entorno ideológico de la realidad como su parte autónoma, en forma de obras verbales organizadas de un modo determinado, con una estructura específica, propia tan sólo de estas obras. Esta estructura, igual que cualquier estructura ideológica, refracta la existencia socioeconómica en su proceso generativo, y lo refracta muy a su modo. Pero al mismo tiempo, la literatura en su 'contenido' refleja y refracta los reflejos y refracciones de otras esferas ideológicas [ética, cognición, doctrinas políticas, religión, etc.], es decir, la literatura refleja en su 'contenido' la totalidad del horizonte ideológico, del cual ella es una parte (3).

Dentro del período literario del siglo que pasó me centro en la figura de Carlos Drummond de Andrade, y dentro de su obra poética me ciño solamente a un poema: "Confidência do itabirano". A mi juicio, este escrito - que pertenece al libro publicado en 1940 titulado Sentimento do mundo - reproduce de manera esclarecedora toda la crisis que trajo consigo la posmodernidad. En este libro el autor se lanzó al encuentro de la historia contemporánea, teniendo siempre en cuenta a su escritura como el portavoz de la colectividad humana, que respondía en contra de todos aquellos procesos alienantes modernos, aunando en una visión íntima cada detalle de vida y convivencia como una totalidad. Carlos Drummond de Andrade es considerado como uno de los más representativos poetas del pos-movimiento modernista (4) en Brasil porque su poesía, citando a Segundo Bosi: possui uma percepção precisa do hiato entre as convenções e a realidade, entre o parecer e o ser das coisas e dos indivíduos, o que se transforma em objeto privilegiado do humor, seu traço principal .

El argumento en "Confidência do itabirano" es muy sencillo: la imagen que un funcionario público actualiza de Itabira, ciudad ahora convertida en un espacio moderno, donde quedaron lejos los campos y la naturaleza que poseía anteriormente. Carlos Drummond de Andrade se vale de la reminiscencia para lograr la delimitación del tiempo mediante la evocación de un antes y después en la Itabira del poema, lo que a su vez representa un antes y después en la historia del hombre. Itabira en el texto no es más que una ciudad que también son todas las ciudades, no sólo brasileñas, sino todas las ciudades del mundo. El tono melancólico y resignado puede traslucirse a lo largo del discurso. Su retórica, tal y como lo anuncia el título, es la de un individuo que ha perdido el sentido de la fuerza, la gloria y añoranza del pasado, aquél que lo hizo distinto, que edificó su historia y comprometió su condición itabirana.

El título del poema es muy significativo, ya que la confidencia es un acto mediante el cual un sujeto comunica algo de modo reservado, casi en secreto. No es, entonces, nada gratuito este tono semi silencioso con el que se expresa el hablante, que no es sino un habitante de Itabira. Una de las consecuencias de la posmodernidad es, como se ha visto, la desenfrenada masificación de los medios, lo cual elimina la individualidad que el sujeto poseía. Es lo que Nicolás Cassulo define bajo el nombre de la crisis del sujeto social histórico. A partir del colapso moderno la voz del hombre se torna silenciosa porque da paso a la voz colectiva, de la masa, y es esto lo que dificulta la comunicación, como nos dice un verso de Drummond: e esse alheamento do que na vida é porosidade e comunicação.

Itabira en el poema es una ciudad que se caracteriza por la pérdida de su esplendor que provenía de las riquezas naturales. Mediante la modernidad se desplazó la naturaleza por el asfalto de las calzadas o por los fierros de las construcciones. Pero esto no sólo afecta el paisaje itabirano, sino también al propio confidente, quien expresa su condición:

Alguns anos vivi em Itabira.
Principalmente nasci em Itabira.
Por isso sou triste, orgulhoso: de ferro.
Noventa por cento de ferro nas calçadas.
Oitenta por cento de ferro nas almas.

El presente del hablante lo constituye como un hombre de fierro: Por isso sou triste, orgulhoso, de ferro, es decir, duro de sentimientos. Sin embargo, hay un breve momento para el amor, para dejar que aflore el sentimiento que ha perdido, y que no deja de persistir. Mas la sensibilidad que demuestra no sólo es posible mediante el amor, sino que también existen otros sentimientos como el sufrimiento, pero son siempre evocados, actualizados, y no forman parte de la vivencia actual del hablante:

A vontade de amar, que me paralisa o trabalho,
vem de Itabira, de suas noites brancas, sem mulheres e sem horizontes.

E o hábito de sofrer, que tanto me diverte,
é doce herança itabirana.  

En pocas palabras, el sujeto demuestra que su condición en el presente es por completo alienada, ya que recurre al pasado para explicar o reconstruir un sentimiento que gracias al distanciamiento repercute en su incomunicación: E esse alheamento do que na vida é porosidade e comunicação . Sin embargo, el primer verso de la segunda estrofa nos informa que la alineación es total, puesto que la evocación que genera el individuo es tan sólo un alto en el trabajo. Un momento de paralización en una sociedad masificada, a lo que Nicolás Cassulo denomina como crisis de la sociedad del trabajo: A vontade de amar, que me paralisa o trabalho .

Si bien es cierto que el poema es una confidencia, esto no resulta ser un impedimento para que el hablante exprese su descontento. El cuestionamiento global del conocimiento y de la realidad circundante es resultado de la actitud inconforme del sujeto moderno, en este caso el hablante cuando confiesa resignado su situación confirma lo que Camilo Fernández Cozman nos explica:

Una de las particularidades del sujeto moderno es su carácter desmitificador, que se sustenta en la actitud crítica que prepondera en la modernidad. En otras palabras, el sujeto moderno somete a crítica todos los principios mediante el empleo de la racionalidad que analiza, clasifica y orienta la acción hacia el futuro. A ello se suma la autocrítica como principio esencial, ya que la necesidad de autodesarrollo abre la posibilidad de someter a crítica las propias acciones que uno realiza.

Aquella crítica no es sino posible mediante la confidencia al alocutario de lo que era Itabira antes y de lo que es ahora. Es decir, la resignación y el escepticismo pueden verse por completo en la tercera estrofa del poema. En ella se aprecia la grandeza que la ciudad ostentaba en el pasado, la riqueza mineral de sus suelos, de su fauna, pero hay una constante vuelta hacia lo que sucede en el presente, en ese estado temporal donde el hablante es invadido por la vergüenza.

D e Itabira trouxe prendas que ora te ofereço:
este São Benedito do velho santeiro Alfredo Duval;
este couro de anta, estendido no sofá da sala de visitas;
este orgulho, esta cabeça baixa...

Por ejemplo, lo que antes fue un anta - símbolo de la fauna en el poema - ahora es una piel extendida en un sofá, un adorno, una distracción. Lo que antes fue fierro mañana será acero, que simboliza la riqueza mineral, es decir, será utilizado para el progreso de la nación haciendo a un lado la naturaleza. Mas, causa conmoción el último verso de esta estrofa, pues es una consecuencia de la modernidad en el hablante poético. Lo que antes fue producto de orgullo ahora es simplemente vergüenza, resignación. La cabeza baja a la que alude el itabirano en su confidencia no es sino la imagen de una sociedad en crisis, de una total resignación ante el fracaso de la modernidad y de su fallido proyecto de modernización.

Ahora bien, la contundente imagen de crisis se encuentra en la cuarta y final estrofa del poema. En ella, y mediante la repetición del "tuve", el hablante enumera una serie de posesiones que ilustran la escena de la caída de Itabira. El autor mezcla la desgracia ante la pérdida del esplendor y la situación del hablante, traduciéndolo en una confesión marcada por la ironía. Sin embargo, ésta no nace como un acto de respuesta o de osadía por parte del hablante, sino que es una ironía producto del destino, de un giro ante el cual se evidencia el estado crítico del presente itabirano a partir del desenfrenado oleaje de la modernidad. La ironía está reflejada en la situación económica y social que posee en la actualidad y cómo la pérdida afecta en el sujeto:

Tive ouro, tive gado, tive fazendas.
Hoje sou funcionário público.
Itabira é apenas uma fotografia na parede.
Mas como dói!

Finalmente, la masificación y el progreso han hecho que toda una ciudad se reduzca a una imagen, a la simulación de una realidad. Es decir, todo un espacio en donde se relaciona la naturaleza, la vida humana es reemplazada por un juego posmoderno: Itabira é apenas uma fotografia na parede. David Lyon sustenta que:

Los mismos elementos con los que la modernidad hizo desaparecer la ambivalencia y la incertidumbre - técnicas como el gerencialismo o la ciencia y la tecnología - ahora contribuyen a socavar el sentido moderno de realidad. Las tecnologías de comunicación de masas, por ejemplo, permiten una expansión de las industrias de servicios y del ocio, y la multiplicación de las simulaciones de la realidad (5).

En resumidas cuentas, "Confidência do itabirano" es un poema en donde Carlos Drummond de Andrade logra reflejar el estado de crisis de en que está inmersa la sociedad actual a partir de la plasmación de ciertas imágenes, como la visión gloriosa del pasado que Itabira en la actualidad ya no conserva. Producto de todos estos sucesos el sujeto se muestra desconfiando, inseguro, temeroso y resignado ante un horizonte social y económicamente caduco, sin visos de resurgimiento. Por ello, hay una constante en el poema por presentar la caída de un sistema y un orden que se manifiesta en Itabira, que no es sino una ciudad que simboliza a todas y cómo todo aquello repercute en el individuo que es la imagen de todos y cada uno de los sujetos que sobreviven en tiempos de crisis.

---.....
Bibliografía
---...

BAJTÍN, Mijail: El método formal en los estudios literarios . Madrid. Alianza editorial. 1994.

CASULLO, Nicolás; Ricardo FORSTER; Alejandro KAUFMAN. Itinerarios de la modernidad. Buenos Aires: Editorial Universitaria de Buenos Aires. 1999.

DRUMMOND DE ANDRADE, Carlos. Poemas. Lima: Centro de Estudios Brasileños. 1988.

FERNÁNDEZ COZMAN, Camilo. "Primera aproximación a 'El héroe' de Luis Loayza". En: http://www.andes.missouri.edu/andes/Comentario/CFC_Heroe.html . 24 de abril de 2003.

LYON, David. Posmodernidad . Madrid: Alianza Editorial. 1994.

LYOTARD, Jean-Francois. La condición posmoderna. Madrid: Cátedra. 1994.

PICÓ, Joseph. Modernidad y posmodernidad . Madrid: Alianza Editorial. 1992.

VATTIMO, Gianni. En torno a las posmodernidad . Barcelona: Editorial Antrophos.1990.

------------------------- El fin de la modernidad . Barcelona: Editorial Gedisa.1998.

---
Notas
---

(1) "Así, Walter Benjamín, en un breve escrito del año 1938 ["Tesis sobre la filosofía de la historia"], sostenía que la historia concebida como un decurso unitario es una representación del pasado construida por los grupos y las clases sociales dominantes". Vattimo, Gianni et al. En torno a la posmodernidad . pp. 11-12.

(2) Citado por Urdanibia, Iñaki. En torno a la posmodernidad . p. 60.

(3) Bajtín, Mijail. El método formal en los estudios literarios . p. 60.

(4) En 1930 con la publicación de Alguma Poesia marca e influye en la segunda fase del Modernismo.

(5) LYON, David. Posmodernidad . p. 132.

---

Reinhard Huamán Mori (Lima, 1979). Estudiante de literatura en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Dirije la revista de poesía Ginebra Magnolia bajo el seudónimo de Mag 1. Ha traducido poemas del italiano al castellano de los autores oplepianos, entre ellos Edoardo Sanguineti, Luca Chiti y acrósticos onomásticos del OPLEPO. Ha participado en ponencias sobre literatura en la ciudad de La Paz (Bolivia) y en Lima. Tiene inédito el poemario El huésped que será publicado a finales de este año bajo el seudónimo de Ramón Tomás.

 

 


hospedagem
Cyberdesigner:
Magno Urbano